Cómo hacer que tus hijos coman fruta y verdura
5 (100%) 1 vote

Las frutas y las verduras son dos de los alimentos más importantes para tener una buena salud. Una importancia que se ve acentuada cuando nos referimos a los más pequeños de la casa. Sin embargo, es un hecho que los niños y niñas pequeños no son unos amantes de las frutas y las verduras. Algo que debería preocupar y mucho a todos.

Son tantos los beneficios los que contienen que no se deberían pasar por alto. Quizá por ello, por ese escaso consumo con el que nos topamos, se hace muy importante recurrir a algunas pequeñas artimañas para que, de una manera progresiva, se puedan introducir estos alimentos en su dieta diaria. Solo de ese modo, y casi sin darse cuenta, tomarán conciencia de que no solo no están tan malas sino de que les aportan muchos beneficios.

5 consejos para introducir frutas y verduras en la dieta de los más pequeños

Se podría pensar que la introducción de estos alimentos se tiene que hacer de manera natural. Sin embargo, si tenemos en cuenta que en la sociedad en la que vivimos son muchos los alimentos procesados que tienen un gran sabor, no es de extrañar que haya que recurrir a algunos trucos para ello.

Ojos que no ven… ¡verdura que se comen!

No se trata de mentir a tus hijos. En realidad solo se trata de ocultarles un poco la realidad. Además, tienes que tener en cuenta que lo vas a hacer por su propio bien. Por ello, la primera recomendación que te hacemos es que ocultes las verduras en sus platos favoritos.

Un ejemplo que ilustra todo esto perfectamente es la pasta. No importa si son aficionados a los macarrones, a los espaguetis o a los canelones. Dentro de la salsa de tomate con la que sueles acompañar esa comida, introduce algunas verduras. Como de lo que se trata es que no las vean, lo que vamos a hacer va a ser triturarlas junto con el tomate.

De este modo vas a poder introducir cebollas, calabacines o incluso pimientos sin que por ello les ocasione un rechazo a la comida. La dieta mediterránea es muy rica en verduras. Eso sí, a medida que veas que los van comiendo, puedes pasar a trocearlos en trozos pequeños. Cuando las vean y sepan que las llevan comiendo durante semanas, seguramente el trago no sea tan malo.

Los batidos siempre son una excelente opción

cómo hacer que tus hijos coman fruta y verduraLos batidos les fascinan. No hay más que verles cómo los devoran. Sin embargo, por norma general, los que degustan son batidos procesados que incorporan una gran cantidad de azúcar. ¿Y si los hiciéramos nosotros mismos con frutas frescas y saludables?

Como de lo que se trata es de cambiarles el concepto, en lugar de batidos, vamos a preparar smoothies. Para ello, y siempre con una base de leche, vamos a incorporar algunas frutas que tienen siempre una alta tolerancia. Unos buenos ejemplos pueden ser las fresas y el plátano. Una combinación que están habituados a ver en sus yogures favoritos por lo que no les preocupará tanto.

 

Como toque final les puedes incorporar unos hielos picados y algo de stevia. No sabrán que están tomando un batido de frutas natural. Y, por supuesto, a partir de ahí, las combinaciones son prácticamente infinitas. Solo tienes que tomar las frutas de temporada, que son las que están más sabrosas para hacer unas mezclas exquisitas.

Introdúcelas en momentos claves del día

No nos volvamos locos de un día para otros. Nuestros hijos no van a comenzar a comer frutas y verduras de la noche a la mañana. Ni tampoco a todas horas. De ahí la importancia de saber elegir los mejores momentos del día. Dos buenos momentos pueden ser el desayuno o la merienda.

Si están acostumbrados a beber batidos azucarados en el desayuno, prepárales uno de los que ya hemos comentado. Si son de los que comen cereales, aprovecha la ocasión y trocéales una manzana o un plátano. Con la leche y los cereales el sabor apenas se nota. De esta manera te aseguras que las van viendo y aceptando y que, al mismo tiempo, se van al colegio repletos de energía, vitaminas y minerales.

Come frutas y verduras y ellos verán que no son tan malas

Los niños, lo queramos o no, imitan muchos de los comportamientos que nosotros tenemos. Es por ello por lo que una buena opción puede ser sentarnos a la mesa y comer con ellos frutas y verduras. Ellos verán que no son tan malas como parecen. Total, si papá y mamá se las comen por qué ellos no.

Además, esta puede ser una buena ocasión para incluir algunos conceptos de nutrición. De manera progresiva les puedes hablar de todo lo bueno de la agricultura ecológica y de todos los beneficios que les aporta para su cuerpo. Aunque no lo parezca, absorberán esa información y la asimilarán.

Haz que “mole” comer frutas y verduras

Desde nuestro punto de vista esto es básico para que los más pequeños se aficionen a comer estos alimentos tan nutritivos que tienen tantos beneficios. Y lo mejor de todo es que no es nada complicado.

Si son aficionados, por ejemplo, el mundo del deporte, les puedes decir que sus ídolos toman mucha fruta y verdura para reponer fuerzas. Y no solo eso, les puedes decir que esos deportistas a los que tanto admiran consiguen esos resultados gracias a llevar una alimentación sana. Seguro que por el mero hecho de ser como ellos y ver que incluso los más grandes comen frutas y verduras, ellos también lo hacen.

De todos modos, para terminar, queremos dar un consejo a los padres y madres que han podido leer estas líneas. Todo este proceso requiere de mucha paciencia. Seguramente no quieran el batido de frutas el primer día y noten los pequeños trozos de la verdura. Pero al final acabarán viendo que no es tan malo como pensaban en un primer momento y tendrás la satisfacción de haber ganado una batalla tan dura como esta.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *