Ventajas y diferencias del Vino ecológico | ¿Por qué es la mejor elección?
5 (100%) 1 vote

El vino ecológico es un producto que se caracteriza por haber sido fabricado a través de un proceso de elaboración basado en acciones sostenibles. Esto es desde el cultivo de la uva hasta la bodega donde el vino se conserva. La agricultura ecológica apuesta por el respeto al medioambiente utilizando en sus procesos técnicas que buscan la sostenibilidad.

Cada vez son más los productos que se elaboran mediante un proceso ecológico, uno de ellos el vino. El vino ecológico es cada vez más consumido a nivel mundial por sus propiedades y beneficios. En la actualidad existen más de 57.000 hectáreas en España en las que se produce vino elaborado mediante agricultura ecológica, convirtiéndose en el mayor viñedo del mundo y consiguiendo ser el mayor productor de vino ecológico a nivel internacional. Siempre deben tener el certificado ecológico para poder venderse con esta denominación y mostrar una etiqueta que lo pruebe.

Se ha experimentado un crecimiento en este sector, más aún en España, por su espectacular clima que crea unas condiciones óptimas para desarrollar la agricultura ecológica. En el año 2001 sólo se contaba con 11 mil hectáreas de cultivo de viña ecológica y 135 bodegas que la practicasen, momento en el que comenzó a aumentar hasta superar en 2011 la cifra de 450 bodegas. La principal venta de los vinos nacionales sigue siendo la exportación, sobre todo de países como China, Alemania, Japón, Suiza o Corea del Sur.

Diferencias entre el vino tradicional y el vino ecológico

Si te preguntas cómo identificar un vino ecológico de un vino elaborado de manera tradicional, éstas son las diferencias:

  • Un vino tradicional puede haber sido elaborado mediante prácticas respetuosas con el medioambiente, pero no ser ecológico. Esta distinción se produce cuando el control se realiza, no solamente en el cultivo de las uvas, sino en todo el proceso.
  • No se permite que los terrenos de cultivo sean tratados con añadidos químicos, éstos, además de contaminar la tierra, provocan sabores muy diversos en el producto que no son los esperados.
  • En caso de plagas, se deben utilizar feromonas y sales minerales, en ningún caso está permitido usar plaguicidas sintéticos. Gracias a ello, los vinos ecológicos contienen un 33% menos de sulfuroso, lo que reduce el riesgo de sufrir dolores de cabeza o problemas gástricos.
  • No se pueden emplear uvas que no estén en buenas condiciones.
  • En cuanto a la recolecta, siempre se elige el mejor momento de maduración de la uva para conseguir mayor concentración de sustancias antioxidantes.
  • Se deben utilizan abonos naturales, sin productos que puedan ser perjudiciales. En la viticultura ecológica solo pueden emplearse abonos residuos de la propia elaboración del vino. Así se consigue mantener la tierra fértil.
  • El proceso de elaboración del vino es manual. Para la consecución de un vino ecológico no se utilizan máquinas.
  • Los niveles de carbono tienen que ser mínimos y debe haber un controlsobre la adición de sulfitos. Está prohibida la desalcoholización parcial del vino mediante procesos químicos.
  • Las barricas se limpian con agua caliente a presión, no se pueden utilizar detergentes.
  • Las botellas deben taparse con tapones de corcho natural.
  • La botella, además, debe incluir etiquetas que expliquen cómo ha sido elaborado el vino y cuáles son sus ingredientes. Solo los alimentos que llevan la certificación son completamente ecológicos.
  • Estos vinos deben residir en las bodegas tres años desde el momento de obtención de la certificación ecológica, tiempo durante el que reciben inspecciones que comprueban que siguen cumpliendo con cada requisito.

En una selección previa al proceso de elaboración se recogen las uvas sanas únicamente, esto se hace de forma manual, sin emplear maquinaria. En el transporte de las uvas se utilizan cajas higiénicas que se trasladan a la bodega en el mismo día en que han sido recogidas.

Tras ello, comienza la elaboración del vino, aislando el proceso de cualquier tipo de contaminación. La fermentación se hace con levaduras naturales y se utilizan solo los aditivos permitidos, siempre que sean ecológicos, para así obtener un vino de calidad. Durante todo el proceso se evita que se transmitan sabores y olores empleando técnicas de frío en su conservación.

Esto permite al consumidor certificar que está adquiriendo un producto de calidad, que está libre de contaminación, que ha sido elaborado de acuerdo a prácticas ecológicas y bajo los criterios bio establecidos por la Unión Europea. Además, asegura que ha seguido unas normas específicas de respeto al medioambiente, como el uso correcto de los recursos naturales, el ahorro de agua y el reciclaje de residuos.

Ventajas y diferencias del Vino ecológico

Ventajas de consumir vino ecológico

Consumir vino ecológico tiene más ventajas de las que te imaginas. En un principio, puede parecer que solo será un vino de mayor calidad con un sabor más agradable, pero no es así, sus beneficios son múltiples. Estos son algunos de ellos.

  • Tiene un sabor delicioso que no encontrarás en un vino tradicional.
  • El vino ecológico contribuye a reducir el sobrepeso y la obesidad en las personas.
  • Mejora el funcionamiento del cerebro y, en personas mayores, ayuda a prevenir la demencia. Ayuda al riego cerebral, mejorando la agilidad mental y la función cognitiva.
  • El vino es rico en quercitina, que previene la degeneración neuronal que puede desembocar en enfermedades como el Alzheimer o el Parkinson, entre otras.
  • No solo es bueno para el cerebro, sino también para la piel, gracias al resveratrol que contienen las uvas. Previene infecciones e inflamaciones, incluso ha sido estudiado en la lucha contra el cáncer.
  • Libera endorfinas, por lo que experimentamos felicidad y alegría.
  • Frena el crecimiento de bacterias en la boca, causantes de gingivitis, caries o dolores de garganta.
  • Tomado en pequeñas cantidades, previene problemas cardiovasculares gracias a sus propiedades antioxidantes de las uvas. Los polifenoles y los flavonoides del vino actúan como vasodilatador, ayudando a mejorar la circulación y previniendo enfermedades coronarias.

El vino ecológico se trata, por tanto, de un vino elaborado artesanalmente, mediante agricultura ecológica, gracias a la que se obtiene un sabor original, con mucha personalidad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *